lunes, abril 26, 2010

Alicia en el País de las Maravillas (2010)

pinches mamadas

Al cine mexicano de hace ya un par de décadas se le critica sin piedad el que tenga como cimiento estético el brutalismo: la exaltación de la fealdad como única posibilidad de desplegar la creación artística. No se puede tener un doble estándar: se tiene que ser igual de despiadado con una producto hollywoodense de la calaña del infumable churro de Tim Burton, Alicia en el País de las Maravillas, sin duda una de las películas más horrendas jamás filmadas.

Atendiendo a esa modita de saturar todo con efectos CGI sorprendentes, pero por pinches, el filme puede hacer alarde de una digitalizada dirección de arte feísima y falsa, que jamás envuelve al espectador ni lo transporta a esa suerte de Tierra de Oz / Narnia bastarda que es la Underland. Al igual que otro bodrio, el Avatar de Cameron, se cree que el llenar la pantalla con un sinnúmero de efectos lucidores pero horribles y nada discretos basta para crear una película ya no se diga coherente, sino por lo menos entretenida.

Pero el pecado mayúsculo de esta cosa es, comos se ha mencionado en otros sitios, el volver ilógico lo lógico y destrozar la narrativa caótica e incoherente de los libros de Lewis Caroll sobre Alicia. Mamonamente, cada cosa que ocurre en la Underland debe tener una correspondencia con una sociedad victoriana llena de estereotipos sobadísimos. Así, todo el filme será una aventura de doble crecimiento: Alicia aprenderá a vencer a los monstruos de la Underland y a ser una mujer independiente en la apretada y convencional sociedad victoriana. Qué hueva.

El Premio Pena Ajena 2010: es para Johnny Depp por su horrenda actuación, particularmente por el ridículo baile que celebra la victoria de Alicia.

>>>>>>>>>>>>>>>

Alice in Wonderland 6

8 comentarios:

Duque Blanco dijo...

Jajajajaja ese baile, fue la cereza que corono a "el pastel", o dicho de otra forma, fue la mosca que volaba sobre el pedazo de excremento.

Anónimo dijo...

¿6? ¿tanto?

Usuario dijo...

Paxton Hernández:

¿Underland? Jaja, suerte que sí, por que para mí en lo particular, parecía más a un filme dedicado a Milla Jovovich en vez de un filme basado en la literarias clásicas de Lewis Carroll.
Hablabamos de vacas sagradas que parece ser que les están tronando las muelas por que ni las mamadas les salen sabrosas, ahora hablamos de directores con trayectoria que parecen novatos.

Desde las desfachatadas hechas con Batman, Burton había implementado un gusto de unción para cierta audiencia (mientras más pinche darqueto, mejor). Pero ahora, ¿con qué chingados se acompaña el tan mal sesudo director que mal viajaba con direcciones artísticas tan licenciables.

Johnny Depp, desde Once Upon the Time in Mexico, es un actor disipado, para mí. En general, ni la disfrute, muchos de los que fueron a presenciarla estuvieron incómodos y el tan dichoso baile, fue un recordatorio de que Happy Feet no es la única película con bailes pendejos.

¡Un saludo! Recuerde que por asté, me metí a esto del bló, sígale así.

Rubo dijo...

Yo no la vi, pero me sorprendes muchísimo tomando en cuenta que a muchas de mis amigas les encantó.

Bueno, no.

El Velvet de Cierto Pelo dijo...

¡Un 6! ¿De veras? Cuando leí tu primer párrafo, pensé
que serías inclemente.
Como ya nos habías acostumbrado, mi Pax.

Saludos.

Taquero Narcosatánico dijo...

Pues yo creo que la pelicula esta adelantada a su tiempo y no la entenderemos hasta que pasen algunos años...

...y descubramos que está todavia más culera de lo que pensamos :P

Muy malita. Que hollywood ya le baje a sus computadoras mamonas.

Por cierto, ya tengo nuevo blog, creo que ya hasta lo viste :p

aca la dirección http://drugsboutique.blogspot.com/

Joel Meza dijo...

Volver lógico lo ilógico, ¿no?

Guillermo dijo...

"Que hollywood ya le baje a sus computadoras mamonas."

875,473,000 de billetes verdes y todavía falta el Blu-Ray. Se me hace que no le van a bajar por un buen rato.