miércoles, octubre 21, 2009

Silencio en el lago (2008)


Kelly Reilly y Michael Fassbinder en Silencio en el lago

La pareja moderna en el cine de terror contemporáneo parece estar destinada a un sanguinario sacrificio. Así lo demuestran tanto Hotel sin salida como la ultraparanoica Los extraños. Silencio en el lago (Eden Lake, Reino Unido-Islas Caimán, 2008) de James Watkins lo confirma con creces.

Una versión trastornada del Deliverance de John Boorman, el filme da cuenta entre el enfrentamiento brutal entre la pareja citadina acomodada (Kelly Reilly, Michael Fassbinder, los dos magistralmente dispuestos a lo que sea) y una banda de adolescentes cockney trash. Otro vigoroso ejercicio de tensión extrema, logra invocar los odios clasistas como pulsión que alimenta la brutalidad.

El final, quizás uno de los más crueles jamás filmados, sin necesidad de utilizar el gore previo, queda como una broma cósmica pasada de lanza: bienvenido sea el filme más brutal del año.

>>>>>>>>>

Eden Lake 7

7 comentarios:

g. neidisch dijo...

Kelly Reilly rules!

Paxton Hernandez dijo...

She does!

:)

El Duende Callejero dijo...

Y fíjate que en mi categoría, esta queda en película caca. Jo. Y no, tampoco es lo más brutal del año. Lejos queda... Muy lejos.

el ojo en la cerradura dijo...

A esta película hace rato le traigo ganas. Esperaré a que nos llegue a la cartelera local, porque ni siquiera en los puestos piratas la he encontrado, y eso de ver películas en la pantalla de mi computadora no se me da.

Duque Blanco dijo...

Tracatelas, que buena pelicula, pensaba que iba a enfrentarme a un churro y mira las sorpresas que da el cine.

Saludos.

El Duende Callejero dijo...

Leemos poesía..

adayin dijo...

Tsss... si me dejo mal el final. Poca madre... como en The Chaser.