miércoles, junio 17, 2009

Muestra fílmica del CUEC

Mientras la cartelera presume vergonzosamente opciones nulas para el cine mexicano y la Quincena de Pre-estrenos -perdón, el Foro Internacional de la Cineteca- pasa con más pena que gloria, los estudiates del CUEC de la UNAM sacan la casta. Jóvenes promesas en formación que se aventaron dos mini-filmes notables más una pequeña obra maestra en la más reciente Muestra fílmica del CUEC, como sigue.

La docuficción cienciaficcional

En La difícil misión del Capitán K.S. (México, 2008, 15 minutos), cortometraje documental de Alejandro Murillo (tras Si nos dejan 07 y antes de Casi todo por placer 09), un extraterrestre inmostrable viaja desde su planeta destruido para encontrar otro donde se permitan las condiciones de la vida.

De la misma manera que The Wild Blue Yonder de Werner Herzog, La difícil misión del Capitán K.S. cienciaficcionaliza un documental, en este caso, con el fin de lanzar un bien recibido mensaje de apreciación por este planeta, tan extraño porque tiene las condicionas tan raras que permiten el surgimiento de la vida aeróbica, como lo bien lo señala la astrofísica de la UNAM entrevistada a cuadro. Ingenioso humor, cámara autoconsciente, y una estupenda selección musical que confirman lo lúdica de la propuesta y el logro.

Las sugerencias indirectas

En Sutil (México, 2008, 12 minutos), mini-ficción de Luciana Solórzano hay un don casi milagroso para la comedia inspirada, efectivamente graciosa, algo que por desgracia cada vez es más raro en el cine mexicano "industrial" (jajaja). Una hija que vive comódamente en su depto, recibe a su insufrible madre, una vez que la casa de ésta es infestada por un plaga de ratas, y el universo pacífico se verá interrumpido al ocurrir la inevitable convivencia madre-hija, pero las ocurrencias de las hijas para lanzarle "indirectas" a su madre irán subiendo de intensidad hasta hacerla huir del departamento.

Glorioso slapstick gracias a la hija protagonista, hilarantes gags de todo tipo y un homenaje discreto a los padres fundadores de la mejor comedia hollywoodense: los hermanos Marx, Harold Lloyd, Charlie Chaplin y Buster Keaton.

El micro-western irresoluble

Marco Rubio en El sueño del coyote (México, 2008, 20 min) toma muy variadas referencias del western (desde Sergio Leone hasta Rob Zombie), para desterrarlas de sus territorios originales y efectuar la apabullante translación hacia las imponentes barrancas del estado de Chihuahua, con un actor de intenso acento chihuahuense. Algo parecido a la adaptación del Otelo de Shakespeare en Huapango de Iván Lipkies, ubicado en la Huasteca potosina.

Una magnífica reinvención de cada uno de los clichés y estereotipos del género (vía mecanismos almodovarianos), una pequeña obra maestra sobre el fraticidio nada justiciero, una ficción súper controlada que transita la fascinante línea entre la serie A más sublime y la serie B más deliciosa, una crónica irresoluble porque ese final exquisito sólo potencializa el misterio insondable en que todo decide sumergirse (vía Lynch). Porque "Llégale, Coyote. Ya es hora".

6 comentarios:

DDLM's. dijo...

vi esas cuatro letras y no me pude contener, no pude evitar copiar y pegar lo que ya había escrito antes por la onderfilm:

"el.... CUEC?.... que es eso?, es un chicle o un nuevo refresco?
el.... C-U-E-C.... ????....
es una promoción de telmex o una oferta de gigante?
el.... C....U....E....C....????....
ah, si!!!!; "EL" cuec, esa nueva barrita integral de bimbo, no?
sí, el cuec -.-.-.-.-¿-¿-¿-¿-e-l-c-u-e-c-?-?-?-?-.-.-.-
creo que la voy a probar,
si, probaré la barrita, a ver que tal?
(que nombre tan extraño para un producto de bimbo: ¿¿¿¿CUEC????)". DDLM's.

saludos.

Joel Meza dijo...

(¿Entonces el cuec es para eliminar lo que el cuerpo no necesita?)

DDLM's. dijo...

mas que del cuerpo, yo diría que es para eliminar lo que el cine no necesita.

ahora que si hablamos del cuec integral....

Paxton Hernandez dijo...

Suena como un resentido que no fue admitido al CUEC, señor "genio avergonzado".

De esos hay un chingo.

DDLM's. dijo...

el jocoso deseo de ser un técnico del cine (que es lo que hacen todas las escuelas de cine con los "jóvenes promesas") en realidad nunca me sedujo, ni me seducirá.

recuerda paxton, los grandes maestros jamas han pasado por una escuela: (kubrick?)

y de los que hay muchos son exactamente de esos, técnicos salidos de academias, talleres, institutos, centros de cine, arte.... bla bla bla bla.

en fin. cada quién.

Love doctor dijo...

Muchas gracias por no ponernos calificación, je je je.