miércoles, marzo 04, 2009

Slumdog Millionaire (2008)

The feel-good movie of the season!

EL NEOMISERABILISMO EXOTISTA

Quentin Tarantino, David Fincher y Danny Boyle fueron algo así como la Santísima Trinidad de la Posmodernidad noventera, trabajada a la antigüita. Curiosamente la bolsa de trucos que los hizo famosos rápidamente se volvió rancia, al volverse tan influyentes para un séquito de seguidores o imitadores, y para la cultura pop en general. Tarantino, quizás el más ecléctico de ellos, ha sabido renovarse en cada cinta que le ha seguido a su Pulp Fiction, principalmente por hacerle caso a su conciencia cinéfila en las mimetizaciones de sus obsesiones personales. El insufrible Fincher, temeroso para siempre de que se le tachase como un “director de videoclips”, ha elegido la sobriedad y la contención ajena a la posmodernidad que lo catapultara al estrellato sacrobovino, aunque con resultados francamente de hueva (Zodiaco y El curioso caso de Benjamin Button parecen penitencias más que otra cosa). Y el otrora más prometedor de los tres, es el que se alzó como campeón indiscutible en la recién entrega de los Oscares, arrasando gracias a la exotista fantasía miserabilista Slumdog Millionaire.

Si México puede cinexplotar el tema de los niños de la calle, manchando a los actores de De la calle (Gerardo Tort, 2001) con tizne, ¿Por qué el Reino Unido no puede regresar a una de sus ex colonias y sumergir en mierda a uno de los tantos no-actores infantes que pululan en las barriadas lumpen de Mumbai? Así es que con la ayudadita de la misma bolsa de trucos ya anacrónica (close-up extremo, encuadres chuecotes dizque audaces, musiquita tecno posmo ahora de sabores exóticos, edición ultrafragmentada; trucos que por cierto no vuelven a la película energética sino cansina), se va a armar un filme de una cursilería y blandenguería sentimental admirable, sumergido en excremento, para solaz y entretenimiento de los espectadores occidentales, en especial para aquellos que padecen de white guilt y se laven algo de ella .

Diseñada fría y calculadoramente para presionar todos los botones correctos del público adecuado en el lugar y tiempo adecuados (8 oscares y 110 millones de dólares y contando no pueden estar equivocados ¿o sí?), no se puede negar la vocación manipuladora de la película. No importa todas las miserias por las que Jamal (Dev Patel) ha tenido que pasar, no importa toda la mierda recibida, no señor. Todo está cuidadosamente escrito en el destino (bonita manera de justificar lo implausible rebosante y el abuso inclemente de coincidencias en el filme) para que pueda contestar cada una de las preguntas que lo volverán millonario para alegría de los espectadores del show y de la película misma, para que finalmente pueda encontrar a su amada Lathika por la que suelta sin ton ni son una sarta de frases sobadísimas "como sacadas de una novela de Paulo Coelho" según Guido Castillo (nada más faltó el “amar es nunca tener que pedir perdón”).

Apelar a Dickens para la defensa de la película no es justo. Ni para Dickens ni para la película. Particularmente porque Jamal y Lathika nunca surgen ante nuestros ojos como seres de carne y hueso, sino como meras abstracciones o conceptualizaciones, vasos en los que se vierten las fantasías exotistas de los creadores. Donde en Dickens hay auténticos seres humanos en las figuras de The Artful Dodger o Mr. Scrooge, acá sólo hay una especie de monigotes. De tal manera que desprovisto del humanismo de Dickens, el prefabricado “destino” que se inventan jamás puede tener auténticas resonancias metafísicas y espirituales. Es sólo un recurso barato para justificar todas las elecciones narrativas, que piden nunca ser cuestionadas.

Al final, es claro el mensaje, con todos los habitantes de la barriada arremolinados alrededor de los aparatos de televisión como si se tratara del clímax de una película de Michael Bay: no importa la educación (porque leer una obra como Los tres mosqueteros de Dumas no es útil ¡sino para saber a las respuestas de un show de TV!), no importa que el Tercer Mundo no pueda siquiera alcanzar el nivel de subsistencia: mientras tengan Amor ¿qué más pueden pedir?

Por su insensibilidad cultural, por su prefabricado pero certero “optimismo”, por su sentimentalismo hipercalculado como sacado de cualquier manual de guiones, por su franca posmodernidad anacrónica, por ese folklore ultracool de la pobreza extrema, por su "neorrealismo mágico de postal turística" (José Abril), Slumdog Millionaire de Danny Boyle, sin problemas entra al Club de la Infamia de quien esto escribe. Su éxito a lo largo y ancho es motivo muy personal de preocupación. Que nos cojan confesados.

>>>>>>>>>>>>>>>

Slumdog Millionaire

37 comentarios:

Guido dijo...

Aleluya.

Por fin un poco de sentido común entre tanta gente defendiendo lo indefendible y buscando excusas para "racionalizar" los ataques de los que ven este esfuercito menor por lo que verdaderamente es.

Ahora, lo de llamar a Fincher y Zodiac insufribles si fue un resbalón ;)

marichuy dijo...

Paxton

No has tenido piedad. Ahora si es oficial: no tengo corazón. Esta cosa me pareció bien filmada, pero tan plagada de clichés, tan cursi y chantajista y uf ese final, como de telenovela de Televisa, nomás que más bonito y espectacular. Salí con una idea: que rechula es la pobreza, proque los niños de la India estarán bien jodidos, pero son tan lindos. Ahora resulta que vivir en pobreza extrema ¡¡es lo de hoy y es tan cool!! Si nunca he sido tan fan del realismo mágico de García Márquez, menos del "neorrealismo mágico" de Boyle, made in la ex colonia.

Besos amarguitos

Alejandro González dijo...

Con todo respeto, pero te leíste como los que se quejaron de que los alien no podían abrir las puertas en esa mugre de película de Shyamalan(como se escriba).

La película no se trataba de eso, ni aquella ni esta.

Paxton Hernandez dijo...

Nada más una aclaración. Llamar a Fincher "insufrible" es porque él(su persona) es un mamón, no porque encuentre insoportable su cine, que se me hace bastante visible, en lo que cabe.

¿No lo vieron en la ceremonia del Oscar? Ultra-mamón.

Y si de lo que escribí no se trata la película, sería bueno que aclararan de qué carajos se trata.

:)

g. neidisch dijo...

Conyo Paxton, me acabas de hacer reir como el lindo pulgoso (en silencio, por aquello de los colegas).
No voy a comentar de la peli, ya sabes que cuando escuche a M.I.A. se me erizaron los pelitos. Y ya.
Lo que queria decirte es lo que ya te he dicho antes: que alguien tal vez te diga "ay, es que no la entendiste"...
Como sea... all i wanna do is **** and ** take all ur money...

Yo, Vakero dijo...

Ja ja ja sin piedad.

Bueno, la verdad sí pasé un buen rato en el cine. Me divertí.

No lo había visto por ese lado, tienes razón. Explotar la miseria de manera maniquea como en las telenovelas mexicanas para fresas está más allá de la succionada impune.

Lo que puedo decir a su favor es una cosa, como simple espectador: Me gustó.

Saludos!

el ojo en la cerradura dijo...

Eso de que Tarantino se ha renovado en cada una de sus películas, mmm...tengo mis dudas; siento que lleva años haciendo la misma película, con sus mismos "gags", su misma verborrea cinéfila, su misma congestionada melomanía; en suma, su misma maldita presunción de que "miren, sé mucho de música pop, mucho de cine, y hasta puedo resultar gracioso". Lo de Fincher, efectivamente, es un mamón y algo de eso se destila en sus películas. Y lo de Boyle, era un cinesta al que le tenía algo de respeto (y no precisamente por su sobrevalorada Trainspoting)pero creo que ahora él también quiere ser millonario...

Saludos!!

adayin dijo...

"Por su prefabricado optimismo"... Jajaja, ya no me siento TAN solo en ese escalon de amargado que me tenían porque simplemente no me gusto esta película...

Ya se te echaron encima por El Luchador, por esta supongo que vas a levantar mas inconformidades. Hablando de... Que bueno que no es tu ultimo post (dijiste que el viernes) y ojala no te desaparezcas. Finalmente, aca entra quien quiere y el que lo hace lee lo que quiere y consiente o rechaza lo que se le plazca...

En este caso, mi estimado Paxton, creo que cometes un error no por cerrar el blog o darte tus meses sabaticos. El error, creo, es que lo explicas. Particularmente no creo que sea nomas por los comentarios (también muy validos) de personas que no coinciden contigo y lo manifiestan atacandote o argumentandote. Como tu, ellos estan en su derecho de decirlo y finalmente de exponerse (aunque sean anonimos)

A lo que voy es que no creo que descanses del blog por ese comentario (vamos, te han hecho peores... jaja, hasta yo me encabrono contigo por mail) Creo que va por otros motivos y si es asi, pos que chido que también lo sueltes y te refresques un poco (capaz que lo acabas extrañando mas de lo que pensabas)

Digo, no mucho que ver con tu post (je, aunque comparto cierta antipatia) pero andaba con las ganas de decirte lo que pienso. también de respetar cualquier decisión que hayas tomado.

Un saludo, suerte con lo demás

Joel Meza dijo...

Sólo diré:
SHITBOY!

hugo dijo...

nomas era uina pelicula simpatica que nadie queria promover, y ahora despues de los oscares malditos es un bodrio insufrible y pretencioso.

es muy tramposo el asunto.

Ana A. dijo...

Paxtoncito,
¡Que duro le has dado!. A mi si me gustó y mucho.
Sustentas tus opiniones bastante bien y me confundiste (jajaja). Osea, también tienes razón vamos. Aunque todo eso que dices "malo" de la película, a mi parecer la hizo única.


PD. No te vayas...!!!

Taquero Narcosatánico dijo...

Y yo que no la he visto. La verdad, me espanta mucho escuchar a señoras con una percepción cinematográfica que no comparto (jajaja, qué diplomático) decir que "está bien bonita". Lo mismo decían de Benjamin Button.

Ojalá y yo "si la entienda", soy fan de Boyle y no soy bueno para las decepciones...

Aunque bueno, nadie es infalible, y mucho menos Boyle (la playa).

Taquero Narcosatánico dijo...

Este comment nomás es para seguir los comentarios por mail :)

Paxton Hernandez dijo...

Jajajajaj

Blogger es la onda.

:)

maría fernanda dijo...

la foto de alejandro gonzalez me pone caliente

Alfredo Mora dijo...

Estoy de acuerdo con Hugo. A partir de la catapulta que significó su triunfo en los oscares es que ha pasado de ser una joyita a un bodrio.

No defiendo los afanes francamente colonialistas de Boyle. Y tampoco el cine miserista: "Pobres pero felices".

Pero no creo que la película sea un reflejo de eso. En ningún lugar veo Pepes Toros, ni chachitas, ni amorcitosocorazanes fiufiufiufiuuuuuuuu.

¿deberia causarnos desagrado un niño lleno de mierda?.

Por supuesto. ¿Pero cuántos de nosotros no nos reímos cuando a algún compa le pasó algo así en nuestra infancia?.

Sin llegar al extremo "de que lloren en mi casa a que lloren en la suya...".La desgracia ajena tiene siempre un dejo de humor negro, inevitable.

Clichés, gaggs, cursilerías y chantajes, de eso está llena la película, indudablemente.

"Cenicienta Posmoderna", la llamé.

La neta sigo enchilado por que perdí la apuesta al votar por Rourke y no por mi bienadmirado Penn.

Saludos.

Lo que Alfredo quiso decir fue: no es una peli de ocho óscares, pero tampoco para ser una de las más maltratadas de tu haber, compadre.

Paxton Hernandez dijo...

Compadre, la neta, Pepe el Toro, La Chorreada y el amorcito corazón siguen ahí. Sólo se cambiaron los nombres a Jamal, Latika y a Jai-ho. Todo está ahí, sólo hay que buscarlo...

Saludos, pues.

Paxton Hernandez dijo...

Y aparte no invitaste a la premiere. Gacho.

Aunque pensándolo bien, hubiera salido mentando madres...

pequeña gaby dijo...

No podría star más de acuerdo es una oda a la inverosimilitudd. Es castillos de hielo con un poco de ciudad de dios, quiero creer que es un homenaje, pero parece más un plagio y si q cgado q los ídolos de juventud boyle y fincher, de los cineastas mas provocdores hayan terminado haciendo stas cursilerías... el dinero acaba con la visión artística o q?

Taquero Narcosatánico dijo...

Si, qué cosa tan rara.

Justo en este momento salen las películas más convencionales de Fincher, Boyle, Aronovsky...

Será que Vant Sant va por las mismas?

kolinazo dijo...

Taquero, Van Sant nunca va a hacer algo mas convencional que finding forrester..por lo menos espero que ese sea el caso.

sabassbo dijo...

el comentario pasado como anonimo, y solo quiero decirles, que todo lo que tengo en este mundo, son mis pelotas y mi palabra y no me las rompo por nadie, ahi ustedes si siguen apapachando a Paxton, no tienen las agallas de ser lo que quieren ser, siempre van a necesitar a tipos como yo ,necesitan tipos como yo, para señalarlos con el pinche dedo y decir "ese es el tipo malo", ¿y ustedes que son? ¿buenos?, no, no son buenos, saben como esconderse y mentir, yo, no tengo ese problema, yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento, diganle buenas noches al tipo malo, vamos, es la ultima vez que veran a uno tan malo, dejenme decirles.
Me voy tengo que regresar unas peliculas de video.

El Duende Callejero dijo...

Como dijo Devin Townsend, que vaya que tiene bolas y vaya que se da a respetar: Oh my fucking God!

En fin. No he visto esta película. Quizá un día. Quizá jamás. La que sí vi y me hizo soltar una lagrimita, aunque quizá eso sólo venga a significar que yo no tengo bolas, es Elegy. Qué cosa más hermosa.

Lo dije una vez, lo vuelvo a decir: ese Kingsley me ganó por completo. Y sí, la Cruz sí actúa. Bien por ellos.

J Luis Rivera dijo...

Yo estoy de acuerdo con Alfredo Mora. El maltrato excesivo del que está siendo objeto "Slumdog" dice más de las expectativas de quienes reseñan, me cae (claro, viniendo de Boyle, pueden ser expectativas mas o menos justificadas, pero vaya, a la mejor cocinera se le va el tomate entero). A mi sí me gustó y no me da pena.

Y damn, Van Sant también sacó su película más convencional desde "Finding Forrester".

Silencio dijo...

Pues ayer la vi, sin crepa, ni palomitas, ni agua perrier, pues si, el baño en caca de trainspiting (sic), la lana de: trainspiting (sic): Shallow Grave: Millions. Las persecusiones psicóticas de las anteriores más La playa, los mafiosos, de todas las películas, no se ahí se concentra todo como en orina de cruda.

Debe ser el ciclo de todo creativo, o todo chico con ideas nuevas y frescas, que como el pescado se apesta y huele como a cualquier otro pescado podrido.

Nadie pone en duda lo bueno de un principio, sin embargo se agota la buena idea y como cineasta en película de Almodovar (El ficción-director dentro de La mala educación), se recurre a las ideas de los demás, más bien uno alimenta sus ideas, sus obsesiones, podrá crear un par de cosas más y finalmente agotarse y empezar hacer películas con guiones fáciles y de poca monta, repitiendose, lo vemos en muchos, hacen algo genial y después solo películitas de viernes palomero, es triste, porque algunos directores podrían verse y verse y verse, y si reviviera el buen sueco, la película tendría más que un reuso de ideas, una posible reinterpretación de las mismas.

En algunos es válido para mi, en Almodovar me gusta esas obsesiones con "La voz humana", "El abuso pedofílico de los sacerdotes" recocinandose, lo mismo que los zapatos de mujer chatos en las películas de Wong Kar-wai caminando sobre un suelo que se antoja frío, húmedo y nostálgico. Y digo válido porque aunque son repeticiones, las encuentro aderezando una historia más o menos ficticia que bueno, pues me tiene ahí.

A todos debe llegarles, a unos antes a otros después, uno mira bien, quien fué esa actriz desconocida y perdida que encantaba con esa personalidad tan propia, termina en la alfombra roja con el rubio72 de todas las famosas de alfombras rojas, todo se va desgastando, los festivales, las canciones, todo, pero tshhh ( como dicen los compadres de Hamlet cuando este se acerca) que vienen millones de creativos frescos, suculentos, con esa visión que siempre viene en la gente joven a refrescar ideas, a atascarnos y buscarse su propio público joven e incomprendido que los verá desgastarse y así, hasta que seamos unos viejos que se encabronan porque nadie respeta el guarde de silencio en las salas de cine, mientras vemos retrospectivas de lo que vimos en cine y nos empapó de vitalidad y que entonces será solo material de estudio y de "ya la vi goooey" de otros que ahora son los chilletas en el parque

g. neidisch dijo...

Emociones aparte, de veras, me parecio interesante el pretexto usado para narrar una historia a tres tiempos.
Despues me puse a pensar en los detalles como "pobre pero feliz" o "la vida es la mejor escuela" o "el primer amor jamas se olvida", etc.
Tal vez hasta el mismo Boyle este sorprendido de tanto ruido que hace su peli, desde Shallow Grave (y sabiendo que viene de teatro) me parece que se divierte en su trabajo. Pues eso.
No es Spielberg que parece que cada que filma un drama lo hace pensando en cuantos Oscares se lleva; o Inyarritu que parece que piensa en festivales.
No se, pero si la peli es en realidad por contrato, pues respetos para Boyle, ha cumplido.
ah.. y pone a MIA (ya lo dije?)

Paxton Hernandez dijo...

Yo moría por ver esta película. Y me decepcionó bien gacho; como el taquero apuntaba, no soy bueno en esos de las decepciones.

La película me hubiera molestado igual con o sin Oscares. A unos les apretó los botones correctos. En lo personal, como dirían los gringos, "it pushed the wrong buttons", o como dirían los compatriotas de Boyle "it rubbed me in the wrong way". Es como si alguien le hubiera rolado a Boyle un manual de todo lo que me disgusta, en serio.

Fincher, Boyle, Arononosfky hacen sus películas más convencionalmente cursis y ¿se llevan todas la palmas? PUAGH.

A diferencia de la Boyle, la de Van Sant no tengo nada de ganitas de verla.

Y Elegy se estrena en un par de semanas en el DF. No me ha gustado el último trabajo de la Coixet y Kingsley me revienta las bolas, pero la veré.

Yo, Vakero dijo...

Mucho del problema radica en que, cuando una película gana oscares se hace estúpidamente comercial y eso, molesta a los que aman el cine.

fritzio dijo...

pues burp y saludos. Igual y me toca verla pronto, aunque en realidad, los comentarios dentro y fuera de este blog apuntan a que no. Yo, personalmente, creo que si, algún dia la veré. Nunca me fascinó Trainspotting, aunque la Tumba a Raz de Tierra tenía algo... La de los niños con el dinero, pues nada. Habría que ver y degustar.
Felicidades por la salud (precaria o mala) del blog. Tu sigues. Saludo y guiño al Cinecdoque, por su incomprensible entrada referida a Regina. Ni modo, por lo que toca.
Saludos redoblados y reiterados

fritzio dijo...

Olvidé decir que más allá del tizne, el recuerdo que evoca, tercer mundo más que bien incluido, de la imagen de la bondadosa y pendeja Sara García contestando que por supuesto conoce al autor de un poema misérrimo de amor, que supuestamente escribió su amante decadente, y que le hace perder, nada menos que los 64 mil pesos con ¡Pepe Ruiz Velez!
Cosas del pasado del subdesarrollo
No perdamos el sueño por tanta sacrobovinidad

Paxton Hernandez dijo...

Jajajaja

Eddney Todd dijo...

Genial. Ese punto sobre Coelho me pareciô super atinado. La idea general del guiôn es sumamente cuestionable, pero yo no culpo al filme por eso.

A mî me dejô un sentimiento rarîsimo que creo que todavîa no he asimilado. Creo que me apretô botones diferentes, uno que me dice "olvida esa mierda desechable que no vale la pena" y otro que me dice "tienes que volver a ver esa cosa". En serio.

Taquero Narcosatánico dijo...

La acabo de ver. Todavía no se qué pienso de ella.

Lo único que se es que danny boyle pudo haber hecho esta película hace cinco años sin ningún problema. Y muy pocos la hubieran visto, al igual que Millions.

Creo que no me decepcionó, digo, Danny Boyle siempre ha sido un chairo.

Paxton Hernandez dijo...

¿¿¿Chairo??? ¿Qué es eso?

Taquero Narcosatánico dijo...

Jajaja, creí que leías a plaqueta.

Paxton Hernandez dijo...

Jajaja, sí la leo, pero a la fecha no sé qué significa la palabrita y mucho menos cuando se aplica a un "cineasta".

-_-

mascapalabras dijo...

Quiubo Paxton, buenisimo comentario, me toco verla en el avion y casi necesito bolsa para el mareo y no por la turbulencias del vuelo. Danny Boyle es muy habil, como dices supo apretar los botones correctos en el momento adecuado. El white guilt del que hablas en las audiencias occidentales es muy certero y la manipulacion, na na na, me recordo a Spielberg. Esperemos que Benjamin Buttons y Slumdog millionaires no sean el futuro del cine pseudo optimista-light del credit crunch de nuestros dias.
Saludo