miércoles, junio 03, 2009

Hasta que la boda nos separe (2006)*


PRENUPCIALES

Sin necesidad de los insoportablemente mamones tics posDogma 95 de la inflada El casamiento de Raquel, Edward Burns en su película como autor total Hasta que la boda nos separe (The Groomsmen, EUA, 2006) logra una muy efectiva sensibilidad emocional, encerrada dentro de una male weepie movie.

Consiguiendo momentos de honestidad sentimental que rara vez se ven en el cine hollywoodense modelo siglo XXI, la película versa sobre la reunión de un grupo de amigos que han sido llamados a ser padrinos de la boda de Paulie (Edward Burns) con su novia embarazada Jules (Brittany Murphy).

Las dinámicas prenupciales son marco y telón de fondo para una serie de elaborados, maduros y finos gags, y una disertación sobre el romance, la amistad, la vida matrimonial, y el amor, insólitamente desde el punto de vista exclusivamente masculino.

>>>>>>>>>>>>>>

The Groomsmen 7

*Se exhibe este mes por Movie City.

4 comentarios:

El Velvet de Cierto Pelo dijo...

¿Esto tiene que ver con su próximo compromiso? Sospechosista.
:)

Paxton Hernandez dijo...

Jajaja, no. La quise ver desde que salió en cartelera, allá por el 2007, pero dio el semanazo y ya no pude.

:)

el ojo en la cerradura dijo...

Edward Burns siempre se me ha hecho bastante anodino; peor aún: el nombre me recuerda al de nuestro gobernador sonsorense babas con delirios de grandeza(Eduardo Burs), pero ésta peli la vi en cartelera en su momento y me sorprendió esa sensibilidad que señalas en la dirección. Una muy modesta comedia sin mayores pretensiones.
Saludos!!

Paxton Hernandez dijo...

Igual a mí. Nunca he dado 2 pesos por él como actor, pero creo que le esperan cosas buenas como director.

Eso de "una muy modesta comedia sin mayores pretensiones" es verdad, y quizás por eso me gustó tanto. Nada que ver con esa cosa tan pretenciosa de Rachel Getting Married.